LA INFORMACIÓN INGRESADA AL SISDAT PERMITE PLANIFICAR Y MEJORAR LOS INDICADORES OPERATIVOS

3/01/24

De manera infalible y sin retrasos el personal del Departamento de Estadística de la Gerencia de Planificación de la Empresa Eléctrica Quito, EEQ, ingresa información técnica operativa, de la infraestructura, de las transacciones comerciales… entre otros; al Sistema Único de Información Estadística del Sector Eléctrico Ecuatoriano -SISDAT-, de la Agencia de Regulación  y Control de Energía y Recursos Naturales no Renovables (ARCERNNR). Estos datos sirven de insumo para medir el desempeño y la gestión de la Empresa; además de ser un recurso de gran importancia para el análisis y la planificación el desarrollo del sector energético.

Uno de los indicadores que se reportan al SISDAT y en las que trabaja el equipo técnico de la EEQ, es el nivel de las pérdidas de energía. Estas son producto del proceso de transportar la energía desde los puntos de suministro hasta los puntos de consumo de los clientes. Se tienen pérdidas tanto técnicas como no técnicas. Las primeras se producen debido a fenómenos físicos en los componentes de la red de distribución (calor o dispersión electromagnética).

En cambio, las pérdidas no técnicas (también llamadas comerciales) son ocasionadas por hurtos de energía, instalaciones clandestinas, errores de lectura o facturación, entre otros.

Andrés González, jefe del Departamento de Estadística de la EEQ, indicó que en el último año el porcentaje de pérdidas ha oscilado en alrededor del 6.88%. Es una cifra baja en comparación con otras empresas distribuidoras del país. Se podría decir que tanto a nivel de pérdidas técnicas y comerciales, la EEQ está por alcanzar el punto óptimo.

Sin embargo, atendiendo las directrices del Ministerio de Energía y Minas (MEM), contenidas en sus planes de mejoramiento de la eficiencia del sector eléctrico, que ha definido metas ambiciosas en lo relacionado con pérdidas de energía para el 2032; la EEQ trabaja en los análisis de viabilidad, y en los posibles planes de acción que permitan a la Empresa cumplir con la meta establecida por el MEM. “Con la información, trabajaremos en conjunto con las áreas operativas para lograr definir el nivel óptimo de pérdidas, a la par ejecutaremos acciones para reducirlo”, precisó el ingeniero González.

.